Viaje por la costa oeste de USA, día 3

9:00



El despertador suena a las 7... ducha con escarabajos, inundación... pero bien limpias y pulidas hacia el pueblo pijo, Palm Springs.

Vamos a desayunar al Peabody's, café muy bueno, un desayuno-comida (huevos, fruta, salchichas) y visita por la ciudad...

No tiene demasiado, casitas y mil palmeras. Con lo idílico que lo venden en la tele.

María y yo dejamos a Nora grabando por ahí, a ver si conoce gente estupenda, aunque hacia las 11,30 salimos muy nerviosas hacia la excursión que nos esperaba.

Hacía días que estaba reservada en nuestro planning y lo mejor de todo, coincidía con el Labour Day... Desert Premium Hill Outlet, una ruta de tiendas como Tommy Hilfigher, Ralph Lauren, Calvin Klein... pijas? nosotras?

Compramos bastante, pero no hace falta especificar el qué, mejor que todo el mundo ponga imaginación.

¿Quién acabó con más bolsas?


La verdad es que da gusto comprar, el precio es mucho mejor y de tallas ya no hablamos.

Teníamos que pensar en irnos, porque nos quedaba un buen recorrido y muchas horas por delante, pero parecía que ninguna de las 3 tenía prisa.

Una vez el coche cargado de mil bolsas pijas, empezamos la ruta de 7 horas, madre mía!

El primer cambio de conductora fue estrepidante.

Era de noche, paramos en la cuneta y resulta que sin darnos cuenta paramos detrás de un coche oscuro que había parado, menudo susto!

Conclusión, vemos demasiadas películas.

Eli estaba al volante y qué sensación más extraña... el pie a tope en el acelerador y el coche reducía velocidad por momentos.

¿Qué estaba pasando?

La cena se preparó en el coche, habíamos parado a medio camino en Rialto para ir a un supermercado!


Se me hace casi imposible explicar como es un super de la américa profunda.

Aquí todo se compra en sacos, potes inmensos y todo es exagerado!

Menudas guarradas, todo tipo de gelatinas, pasteles y mil cosas más... estilo Roseanne y Dann.

Seguimos el trayecto y hasta que hicimos el último cambio de conductora, Nora acabó el trayecto sola hasta llegar al típico motel de carretera.

El motel Canyon era el único que vimos por la zona a esas horas, así que no tuvimos demasiada elección.


Ya estábamos en Arizona haciendo la ruta histórica de la 66, ¡esto sí que es América!

QUIZÁS TAMBIÉN TE GUSTE

0 comentarios

Los enlaces no están permitidos en los comentarios por favor, no los añadas.