Dónde alojarse en las islas Maldivas - Vilamendhoo Island Resort

9:00


Vilamendhoo Island Resort es para mi la isla, de las tres que visitamos es sin duda para mí mi favorita.

Para llegar a ella tienes que coger un hidroavión desde Malé que tiene un coste de 350$ por persona, y el trayecto dura unos 25 minutos.

Es un trayecto curioso porque tiene dos paradas y en ambas, para en un muelle en medio del mar donde descienden los pasajeros que se alojan en los resorts de alrededor.


En este caso Vilamendhoo es la parada final y una vez el hidroavión desciende sobre el mar, el barco del resort ya te está esperando para recogerte.

Este atolón y en concreto hablo de esta isla, destaca por sus aguas turquesas no comparables con nada que hubiera visto hasta el momento.


Es una isla de reducidas dimensiones, 900m de largo por 250m de ancho, pequeñita pero matona.

Nos alojamos en las garden room y aunque no estábamos a pie de playa tampoco nos hacía falta, ya que solo íbamos para dormir de la cantidad de actividades que hicimos durante la estancia.


De Vilamendhoo destacaría una cualidad por encima del resto: su arrecife de coral.

Está situado a tan solo 10 metros de la orilla y es totalmente asombroso.


Cada mañana nos metíamos en el agua a las 6h de la mañana para ver casi amanecer dentro del agua, la luz, la cantidad y diversidad de peces… no tengo palabras.

Tortugas, un tiburón… sin contar por supuesto el arco iris de colores que se divisa bajo el agua y el precioso coral.

Para mí, mil y una vez volvería aquí y por ello mismo, te lo recomiendo.

A parte de esto, dispone de diferentes tipos de alojamientos como las beach villas, water villas y water jacuzzi villas.


Y las comidas también son importantes, al igual que Kuredu también dispones de diversos restaurantes buffet y a la carta como el Asian Wok y el Hot Rock.

Los precios van desde los 225$/noche por las garden room y varían en función de la temporada del año en la que viajes.

Vilamendhoo ofrece dos diferentes tipos de paquetes a sus huéspedes: el de media pensión y el All Inclusive Plus.


Desde aquí realizamos dos impresionantes excursiones que difícilmente vamos a olvidar nunca: las mantaraya y el tiburón ballena.

Fuimos muy afortunados porque fue llegar y en ambas ocasiones los vimos a la primera.

Si todavía quieres ir un poco más allá, también tienen centro de submarinismo gestionado por Euro-Divers donde ofrecen cursos PADI, inmersiones diurnas e incluso nocturnas con flúor.

En su spa me di un masaje balinés de una hora, una delicia no solo por lo bueno del tratamiento, sino porque el lugar y el trato son exquisitos.


Las vistas desde la sala de relax es para quedarse allí de por vida.

Un trocito de mi corazón se quedó en Vilamendhoo y no tengo ninguna duda que volveré a recogerlo.


QUIZÁS TAMBIÉN TE GUSTE

0 comentarios

Los enlaces no están permitidos en los comentarios por favor, no los añadas.