Banyan Tree Vabbinfaru Resort

10:56


Banyan Tree Vabbinfaru Resort está situado en el North Male Atoll y a tan solo 25 minutos en lancha rápida desde el aeropuerto internacional Ibrahim Nasir.

Solo llegar nos dirigimos al mostrador que el resort tiene en el aeropuerto, y el personal nos acompañó al embarcadero que estaba justamente frente a la salida del aeropuerto, allí nos dejó en manos de la tripulación que nos entregó los chaleco salvavidas (siempre por precaución), una botella de agua y una toallita refrescante.

La lancha rápida es tremendamente cómoda y al nivel del resort, así que el trayecto se hace súper cómodo.


Como es habitual en los resorts, parte del equipo de bienvenida te está esperando en el muelle para hacer el check-in, darte una toallita, té y acompañarte a la habitación, y eso es justo lo que hicimos.

Disponen de dos tipos de villa, las Oceanview Pool Villa que fue en las que nos alojamos y las Beachfront Pool Villa, que están unos metros más avanzadas y por lo tanto, más cerca del mar. Ambas son exactamente iguales y como comento, lo único que las diferencia son los metros de distancia con el agua del mar.






Aluciné con cada una de los detalles de la Oceanview Pool Villa, desde la entrada donde están los cartelitos de no molestar hasta la forma de concha del interior de la villa, muy acorde con el entorno en el que está situado.

La habitación como era de esperar súper completa, caja fuerte, nevera, carta de almohadas, jacuzzi, piscina privada, duchas interior y exterior, tumbonas varias y un sinfín de detalles que hicieron sentirnos durante cuatro días como princesas, tenías de todo en un solo lugar.

Para mí lo más espectacular si lo anteriormente mencionada ya es bastante, era poderme levantar cada mañana y ver perfectamente el mar tan azulado, no tiene precio.

La habitación la arreglaban a diario dos veces, por la mañana como es habitual y por la tarde.

Cada día cuando regresábamos después de cenar, teníamos unas zapatillas bien blanquitas estratégicamente colocadas a cada lado de la cama, el dosel ya rodeando toda la cama, el incienso puesto y todas las toallas blancas inmaculadas cambiadas en su totalidad, vaya.... ¡un lujo!

Jamás nos molestaron, parecía que sabían en que momento abandonábamos la habitación para venir y arreglarnos la habitación.

La verdad es que es un resort que te hace sentir muy cómoda, porque aunque el personal estaba muy atento a cualquiera de nuestras necesidades, y nos daba la sensación de que vivían para y por el cliente, la realidad es que tenían un horario de trabajo bastante Europeo, que disponían de una zona exclusivamente para ellos, con gimnasio abierto 24h. y pistas para poder jugar al voley o a unos de sus deportes favoritos, el fútbol.


Si buscar relajación total, el resort dispone de spa abierto para que el contacto y experiencia con el entorno sea mucho más completa. En él puedes escoger a tus necesidades y tener una sensación de relax absoluto.


Si eres una persona más activa y quieres aprovechar hasta el último segundo, puedes acudir al Sports Centers donde ofrecen deportes de agua como kayak, paddle surf, windsurf... y sobre todo, inmersiones a puntos estratégicos de la zona.

A mi me apasiona el snorkel y ver el fondo marino, así que si eres como yo, es importante sepas que a pocos metros de la orilla y frente al Sports Center, el resort tiene una "guardería" de tortugas, donde en un recinto cerrado las cuidan, alimentan y protegen de los depredadores hasta que crecen.

La isla que tan solo se recorre en 15 minutos, cuenta con un arrecife que la rodea por completo y que es ESPECTACULAR.

Como puedes haber leído aquí y aquí, cada mañana salimos a hacer snorkel, y no solo vimos infinita variedad de peces, sino que además sin problema vimos tortugas, mantas águila y tiburones.


Pero aún hay más, existen muchas actividades que se organizan y que te garantizan, que no te aburras.

  • Pasamos un día en un banco de arena, eso sí, con bebidas bien refrescantes, comida, fruta y una mini carpa que la tripulación nos había organizado. 
  • También por supuesto pesca, un barco bastante grandecito nos condujo al sitio perfecto donde nos proporcionaron hilo y atún recién cortado, toda una experiencia a la luz de la luna. 
  • ¿Y que te parece ver la puesta de sol? acompañado de champan y canapés, las puestas de sol en un lugar así son indescriptibles.


Y no me olvido de la comida, que para mí es muy importante sin duda.

El resort dispone de un único restaurante que cada día se "convierte": en ocasiones es buffet interior, otras es restaurante a la carta, otras barbacoa y otras buffet exterior, cada día varían con diferentes temáticas de cocina y espacios.

Sinceramente, la isla de Vabbinfaru me pareció una isla super acogedora, muy bien cuidada, con personal super atento que a todas horas se preocupaba por ti, un arrecife increíble con mucha variedad y algo a tener en cuenta, a tan solo 25 minutos en lancha rápida desde Malé.

Ojalá pueda volver muy pronto, porque me he quedado con ganas de mucho más.

QUIZÁS TAMBIÉN TE GUSTE

0 comentarios

Los enlaces no están permitidos en los comentarios por favor, no los añadas.