Dónde alojarse en Ubud, Bali

9:00


Ya van cuatro las veces que visito Ubud, y las que me quedan, y aunque tengo un apego importante, me fuerzo a probar nuevos lugares porque esta zona de Bali es increíble y hay mucho por descubrir.

Digo forzar porque los hoteles de Ubud en los que me alojado son maravillosos y cuando encuentras algo tan bueno, cuesta cambiar (al menos a mí).

Así que aquí tienes los alojamientos en Ubud que hasta ahora he probado, y próximamente iré añadiendo los nuevos que encuentre.


A TENER EN CUENTA CUANDO RESERVES TU HOTEL DE UBUD

En febrero de 2015 visité Ubud por primera vez y ahí aprendí, que nunca más un alojamiento sin piscina.

La humedad, bochorno y por supuesto calor, son insoportables.

Te duchas y sudas, das un paso y sudas, y lo que te apetece sobre todo cuando acabas el día o lo empiezas, es pegarte un baño en la piscina.


UBICACIÓN EN EL CENTRO DE UBUD



BAYU GUESTHOUSE

La ubicación era una maravilla, estaba en todo el meollo pero una vez entrabas en la callejuela parecía estuvieras en las afueras.

La familia era muy maja, la habitación muy bonita con terraza propia y vista a los arrozales (en aquel momento secos), el desayuno muy bien y lo único que cojeaba un poco, era el lavabo, pero por poner una pega.

No recuerdo el precio exacto, pero creo recordar rondó los 33€ por habitación/noche.

Escogí este alojamiento por comodidad, estábamos justo en el centro y podíamos ser autónomas sin depender de taxis, motos o largas caminatas.

Para reservar puedes hacerlo desde aquí.


ALAM TERRACE COTTAGES

Mi estancia en Ubud tenía 2 objetivos claros: trabajar en el coworking y conocer gente.

Además coincidía que iba a estar para fin de año, lo que se traducía en salidas nocturnas y que unos días al menos, debía estar alojada en el centro… o cerca.

Y después de mucho buscar encontré Alam Terrace Cottages, situado en la calle paralela a la Monkey Forest y lejos del bullicio, pero a su vez muy cerca para ir a pie.

Conocía la “calle” porque había estado en mi anterior visita, así que sabía iba a ser tranquilo.

Me costó 27€ por noche/habitación y con todos los requisitos que te he enumerado en un inicio.

Pero tuvo un pero, y es que me reservé la habitación más sencilla... que nunca creí iba a estar tan y tan mal.

Muy oscura, llenísima de mosquitos y palomitas (y sin mosquitera), con toallas que tenían más años que yo, un lavabo/ducha integrada cerrado, pequeñísimo y húmedo (olor que se repartía por toda la habitación)... desde el minuto 0 estuve tan a disgusto, que tuve claro quería irme.

Pedí cambiar a una habitación superior, pero por ser fin de año todo estaba completo, así que la única salida fue llamar a Booking, contarles lo ocurrido y pedirles me devolvieran el importe total de mi estancia que ya había avanzado en el momento de la reserva.

Por suerte, solo tuve que pasar solo una noche, Booking y la dirección del hotel lo arreglaron para que pudiera irme.

Para reservar puedes hacerlo desde aquí.



GRIYA SRIWEDARI

Volvía a Ubud y durante dos día quería quedarme en el centro de la ciudad porque me era más cómodo para realizar los recados que tenía.

A su vez, tenía claro que quería estar céntrica pero sin tener que escuchar a todas horas el bullicio de la ciudad, buscaba un remanso de paz. Y eso fue lo que encontré.

Busqué muchísimo y comparé las muchísimas opciones que había por precio, comodidades, cercanía con el centro... así fue como encontré este lugar, demasiado bueno para ser verdad y que me conquistó desde el minuto 1.

Aunque diga boutique, es una guesthouse. Los bungalows están dentro de la propiedad de la familia (una familia balines bastante moderna por cierto), que es quien la regenta, por lo que no es tan impersonal como un hotel.

No puedo ponerle ninguna pega porque es fantástico, la habitación tiene de todo, la cama es comodísima y con mosquitera, el desayuno muy rico, no se escucha un ruido a parte de los pájaros... así que totalmente recomendado.

Si tengo que ponerle un pero te diría el baño, la verdad es que era correcto pero no estaba a la altura de lo bonita que era la habitación. Aunque por lo que vi por fuera, creo que solo era mi bungalow y que el resto estaban muy bien.

En mi caso solo pagué 20€ la noche con desayuno incluido y habitación doble, pero es que siempre viajo en temporada baja. Por cierto, pídete el sandwich para desayunar, delicioso!

Para reservar puedes hacerlo desde aquí.



TAMAN BALI BUNGALOWS

Siempre hay que probar cosas nuevas, y había visto estos bungalows con tan buena puntuación... que me estaban llamando a gritos. Así que cogí las maletas a ver qué tal eran.

Están a unos 15 minutos caminando del Palacio de Ubud, cerca del céntrico pero en una zona mucho más tranquila. Por lo que vi la familia solo tiene por ahora dos bungalows independientes, aunque creo están construyendo alguno más.

El bungalow es precioso, muy espacioso, con aire acondicionado, tocador, sillones, un amplio armario y una terraza muy bonita. Ah, y la cama es enorme y muy cómoda.

Y lo mejor, es que solo pagué 18€ noche/habitación doble con desayuno incluido.

Lo único que le falta para ser perfecto del todo es una mosquitera, no es que haya mosquitos, pero soy un poco neuras con estas cosas y prefiero los alojamientos con mosquitera.

Para reservar puedes hacerlo desde aquí.


UBICACIÓN EN LAS AFUERAS DE UBUD

En mi primera visita a Ubud aprendí que yo quería ver la Bali que siempre había visto en fotos, la salvaje, los bosques frondosos, los arrozales… y eso en el centro, no iba a ser posible.

Tenía claro que para encontrar eso, tenía que irme a las afueras, pero ni tengo carnet de moto, ni sé llevarla ni tampoco quería depender de pagar taxis constantemente.

Hasta que realizando estas búsquedas intensivas mías en Booking aprendí, que había alojamientos situados en las afueras que ofrecían transporte gratuito al centro de Ubud, ¡acabáramos!

Así que la lista de requisitos aumentaba cada vez más,

  • Hotel bonito y con vistas espectaculares
  • Con piscina
  • Desayuno incluido
  • Transporte gratuito al centro
  • Y barato claro

¡Casi nada!



GRAHA MODING VILLAS

Este alojamiento fue mi capricho del viaje, me frenaba el precio, 40€ la noche con todos los requisitos que quería.

No era caro, pero recuerda que viajaba por un mes y sola, se me iba de presupuesto.

El hotel no es bonito no, es lo siguiente.

El entorno no tiene precio, la infinity pool preciosa, la habitación muy amplia, bonita y con vistas espectaculares, el personal super amable y atento, el desayuno buenísimo e imposible de acabar. Solo tengo cosas buenas que decir.

El único pero que le pongo es que al estar tan metida en la naturaleza y las villas tan integradas en ellas, habían invitados.

Tuve un pájaro no identificado durmiendo conmigo todas las noches, al principio creí que era un murciélago hasta que oí su ruido. Cuando no sabes qué es y revolotea por la habitación… pues mi espíritu de Indiana se acojona un poco.

Bichejos, sapos, pájaros y mosquitos, los que quieras.

Otro pero que le pongo es la humedad, la habitación era muy húmeda y eso se notaba en el olor por ejemplo de las sábanas y mantas.

No se puede tener todo, está claro.

Para reservar puedes hacerlo desde aquí.



SANTOSHA VILLAS AND SPA

Está situado a unos pocos metros de Graha Moding Villas, por eso repetí en esta zona, ya sabía de antemano que me iba a gustar lo que iba a encontrar.

Quería salir de los alrededores de Ubud y alejarme un poco más a la naturaleza, pero probando algún alojamiento nuevo y Santosha tenía muy buena pinta. Dudé en si escoger la habitación deluxe o el cottage, este último era más económico, pero por las fotos me pareció tan grande la habitación y poco acogedora, que me decanté por la habitación deluxe.

29€ noche/habitación doble con desayuno incluido.

Tampoco sabía cuál me iba a tocar de las 4 diferentes que tienen, no todas tienen las mismas espectaculares vistas... al final fui afortunada, me dieron la habitación 1, sin duda la mejor del establecimiento.

Tiene grandes ventanales y al ser 4 vientos, te permite tener desde la cama unas vistas preciosas de los campos de arroz, naturaleza en estado puro.

Igual con el lavabo que tiene bañera esquinera con amplios ventanales, y una enorme terraza donde pasar la tarde o tomar el desayuno.

Las instalaciones son muy bonitas, es un centro de yoga y spa, por lo que si te apetece tomar una clase lo puedes hacer in situ sin necesidad de desplazarte a Ubud. Y por supuesto también tiene piscina donde darse un chapuzón y cómodas tumbonas.

Además otro de los motivos por los que me alojé aquí, es porque ofrecen tres servicios de shuttle gratuitos al día al centro de Ubud: a las 10h, a la 13h y a las 16h, y yo que no alquilo moto me va estupendo.

De nuevo los peros... la mosquitera.

No es de una sola pieza, está enganchada por la parte superior con clips (como las cortinas, si amplias la foto superior podrás verlo) que dejan dos dedos de separación en los que pueden entrar todo tipo de mosquitos, por lo que tiene poca funcionalidad la mosquitera a no ser que el mosquito en cuestión sea muy tonto.

Además sobre la puerta de entrada de la habitación hay 6 cuadrados decorativos que dan al exterior y que no tienen ningún tipo de cristal, así que de nuevo los mosquitos, arañas y demás, pueden circular a su antojo.

Creo que esto es un punto en contra, porque este hotel tiene un río justo al lado y selva muy frondosa, por lo que hay bichos en cantidad, simplemente que la mosquitera la hubieran hecho con cariño, Santosha tendría un 10 de nota.

Para reservar puedes hacerlo desde aquí.



OM HAM RETREAT

En ese momento me había quedado sin alojamiento en la peor semana del año debido a la ocupación, pero tenía un plan B.

Había encontrado Om Ham, un hotel enorme situado justo enfrente de Ujung Ubud. La idea de un hotel grande no me apasionaba, pero reconozco que volver a las afueras (y en una zona que me encantaba) y alojarme en un hotel tranquilo con todas las comodidades los siguientes 7 días, me gustaba.

Como digo, es un hotel muy grande y poco habitual en esta zona de Bali, tiene todas las comodidades que puedas necesitar, la cama es comodísima, albornoces, secador de pelo, desayuno incluido... y una piscina enorme y muy tranquila.

Si eres amante del yoga, productos naturales o la comida vegana, este es tu lugar.

Este lugar es propiedad de uno de los yoguis más conocidos de Bali, por lo que las clases de yoga son constantes a diario y mucha gente de fuera del hotel viene a tomar clase aquí.

Tuvo un pero, y es que aunque tenía servicio de shuttle gratuito hasta Ubud, los horarios no eran buenos: 11h, 13h, 15h y 17h.

Esto te limitaba bastante y hacía tuvieras que buscarte alternativas si querías quedarte a cenar o tenías que ir temprano al centro (yo tenía que trabajar en el coworking).

De todas maneras reconozco que aunque se me salía de presupuesto, me costó 37€ noche con desayuno incluido, estuve muy a gusto esa semana.

Para reservar puedes hacerlo desde aquí.



UJUNG UBUD GUESTHOUSE

Una familia maravillosa, un entorno idílico, unos atardeceres espectaculares y una habitación perfecta, solo puedo pensar en adjetivos bonitos para este alojamiento.

Hasta en 4 ocasiones he vuelto, así que creo queda claro que es mi alojamiento.

Esta guesthouse es un complejo de 6 habitaciones en total, con un jardín muy bonito y una piscina que da vista a un campo de arroz, y lo mejor de todo, por si esto fuera poco, es que justo delante tiene un templo budista.

Todas las tardes cantan en el templo, a la hora de la puesta de sol, y puedo asegurarte que no hay nada más increíble que tener ese paisaje frente a ti mientras escuchas los cánticos. El día que lo experimentes me entenderás.

Le dediqué un post completo para explicar todas las maravillas de este lugar y que puedes leer desde aquí.

Para reservar puedes hacerlo desde aquí.


IMPORTANTE

Toma nota que los precios que te he detallado son con reservas con bastante tiempo de antelación, entre 2/3 meses previos al viaje y siempre desde Booking.

Ten en cuenta que desde junio, julio, agosto y mediados de septiembre es temporada alta, así como desde el 15 de diciembre al 10 de enero aproximadamente.

Las épocas más económicas es durante el monzón, sobre todo desde finales de Navidad hasta marzo (sin contar semana santa ni el año nuevo chino).


Creo que no me dejo nada importante, en el caso tengas alguna duda, ¡silba!

QUIZÁS TAMBIÉN TE GUSTE

6 comentarios

  1. Madre mía pero que precios tan económicos y tan bien. Si llego a leer tu post hace unas semanas me hubiera ido la semana pasada que hice un viaje especial por mi cumpleaños. Me lo guardo porque seguramente iremos.

    ResponderEliminar
  2. Y el aire acondicionado. Es imprescindible?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver imprescindible... depende de lo que aguantes. Yo había noches que tenía que despertarme a media noche a ducharme de pies a cabeza, pelo incluido.

      Eliminar
  3. Hola Isabel , me llamo Gema y en julio vamos a ir a Bali, nosotros queremos ir a un lugar de playa, pero nos han hablado regular de Kuta, podrias recomendarme algún sitio para ir a disfrutar de la playa? muchas gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Gema,

      Aunque cueste de creer, Bali no es un lugar que destaque especialmente por ser un sitio de playa, hay pocas, muchas feas, otras imposibles de llegar y las que quedan, muy agrestes (son playas perfectas para surf y están por la zona de Uluwatu).

      Si buscáis playas bonitas, id a las islas Gili.

      Eliminar

¿Dudas sobre el artículo que has leído? Déjame tu pregunta aquí abajo, contesto SIEMPRE. ¡Besos!